7 mitos sobre el pan que deberias olvidar 2

7 mitos sobre el pan que deberías olvidar

7 mitos sobre el pan que deberías olvidar. Hace tiempo que los nutricionistas han rehabilitado el pan: no es perjudicial y no provoca sobrepeso. Lo importante es elegirlo, almacenarlo e incluirlo correctamente en tu dieta. ¿Pero cómo hacerlo? Lo descubrimos

Mito n.º 1. El pan es un producto inútil y «vacío

De hecho, el pan bien cocido contiene muchos nutrientes, desde las vitaminas A, E y B hasta el valioso silicio, magnesio y potasio. Por lo tanto, si lo abandonas por completo, perderás en lugar de ganar, y también te arriesgas a ponerte de mal humor y a fatigarte más rápidamente. El pan contiene hidratos de carbono complejos, que afectan a la producción de serotonina y pueden mantenerte en un estado de ánimo positivo.

Si quieres elegir el pan más sano, te recomiendo que busques el pan integral. La correlación en este caso es directa: cuanto menos procesados estén los cereales (no molidos primero), más beneficios para la salud aportarán.

Los cereales con cáscara tardan más en ser digeridos y saturan el cuerpo con las sustancias necesarias. Por ejemplo, este pan tiene mucha vitamina B1, que nos ayuda a combatir la avitaminosis y a mantener el sistema cardiovascular más sano durante más tiempo. Y por su contenido en fibra gruesa, tiene un efecto positivo en el peristaltismo intestinal.

Mito n.º 2. El pan blando y fresco es perjudicial, pero el pan ligeramente rancio es mucho más saludable.

Este es un error común. Se cree que el pan recién horneado puede provocar procesos de fermentación y tiene un impacto bastante negativo en la salud en general. Pero esto es solamente un mito.

El pan blando fresco no se recomienda a las personas con enfermedades gastrointestinales graves. Todos los demás no deberían negarse el placer de degustar un producto crujiente y caliente, porque abundan las vitaminas y los minerales útiles. Además, el pan que lleva mucho tiempo tirado, a menudo envasado en bolsas de plástico, tiene un sabor y una calidad diferentes, y debido a su mayor duración es aún menos saludable.

Recomiendo mirar primero el pan de las panaderías. Es fresco y conserva sus propiedades saludables. Y ahora es fácil comprarlo en cualquier parte de la ciudad. No hay que buscar una cafetería o una panadería aparte: estos departamentos, por ejemplo, han empezado a aparecer en las tiendas del segmento democrático.

7 mitos sobre el pan que deberias olvidar 1

 ¿Cuánto dura el pan?

No menos de un día, pero si un pan es de calidad permanecerá más de 4 días esponjoso. El pan recién horneado debe conservarse a temperatura ambiente en un lugar seco.

Mito n.º 3. El pan engorda

Todo es cuestión de moderación, y también en el consumo de pan. Si usted come regularmente una barra de pan a la vez, por supuesto, con el tiempo se puede encontrar un par de kilos de más, y la tasa diaria de hidratos de carbono será claramente superado.

Los partidarios de una nutrición adecuada y los que vigilan la figura, suelen elegir el pan integral, que ya hemos mencionado anteriormente. Y con razón. Contiene mucha fibra dietética, que refuerza la reconstitución intestinal y evita el aumento de peso.

Elige pan con ingredientes naturales: frutos secos, semillas de girasol, de sésamo, de lino y de calabaza. Este tipo de pan no perjudicará tu salud ni tu figura, ¡únicamente te hará bien!

Mito n.º 4. El pan es pesado

Esto no es cierto. El pan en sí no es pesado. Es un buen complemento para los platos individuales y equilibra la norma diaria de hidratos de carbono, por ejemplo. Recomiendo combinarlo con sopas, especialmente de verduras, verduras frescas (que son muy útiles), una variedad de productos lácteos fermentados (yogur, kéfir), cereales. El pan únicamente debe utilizarse en combinación con proteínas animales, para no sobrecargar el organismo.

En cuanto a la sensación de pesadez en el estómago, a menudo se confunde el pan con la bollería densa. Sí que resultan más pesados que el pan clásico, pero puedes y debes darte el gusto de comerlos, siempre que estén hechos con materias primas de buena calidad.  Lo principal es no exagerar.

Mito n.º 5. El pan sin levadura es más sano

Esto también es un error común, ya que cualquier pan no puede hacerse sin levadura. El pan sin levadura contiene fibra y puede reducir la concentración de azúcar en la sangre, pero no es

necesario decir que es más sano que el pan normal. No son competidores en términos de propiedades saludables.

La diferencia clave radica en la composición y la tecnología de preparación. El pan sin levadura se hace con masa madre, pero su tarea es exactamente la misma que la de la levadura clásica: elevar la masa. Y sabemos que, aunque únicamente se mezcle harina y agua, la mezcla dará lugar a la fermentación.

Sin embargo, en términos de velocidad de digestión, el pan sin levadura puede superar al pan normal. Debido a que la masa tarda bastante tiempo en infusionarse con la masa madre, los ingredientes complejos tienen tiempo de descomponerse en ingredientes más simples para su digestión. Por ello, este tipo de pan se incluye a menudo en la dieta de los deportistas. No obstante, recuerde que esta afirmación es válida no sólo para el pan sin levadura, sino también para otros tipos de pan con una masa larga.

Mito n.º 6. Pan biológico, pan sin gluten: ¿beneficios o marketing?

También en este caso es cierto que hay una medida para todo. Si se consumen con moderación, los productos sin gluten son inofensivos para una persona sana.

En el caso de ciertas enfermedades, sí es aconsejable sustituir el pan por uno sin gluten. Estos productos suelen contener semillas molidas y la harina utilizada es de trigo sarraceno, almendra, linaza o aciano. También se conservan las propiedades saludables de este pan: está lleno de minerales, vitaminas, hidratos de carbono, complejos y aminoácidos.

En cuanto al pan biológico, las cosas son un poco más complicadas. Es muy popular entre quienes se comprometen a llevar un estilo de vida saludable y excluyen cualquier aditivo alimentario. Sin embargo, en este caso el prefijo «bío» no significa propiedades útiles, sino trazabilidad de los ingredientes y del proceso tecnológico, desde el campo hasta la cocción. Es poco probable que sea muy superior al clásico pan sin levadura en términos de beneficios para la salud.

Mito n.º 7. El pan puede ser sustituido por pan

Este es el error más peligroso. El pan es un producto seco con una densidad mucho mayor que la del pan clásico. Puedes comer más pan sin darte cuenta, pero el aumento de peso se notará mucho. Además, los fabricantes suelen utilizar aromatizantes especiales que sólo aumentan el apetito. Además, el pan tiene bastantes contraindicaciones.

¿Cómo elegir un buen pan en la tienda?

«En primer lugar, hay que prestar atención a la composición, la estructura y la fecha de producción. Nuestras tiendas disponen de una amplia gama de productos recién horneados, desde el pan de natillas sin levadura hasta la chapata con aceitunas. Y para la gran mayoría de los artículos de la gama garantizamos una composición totalmente natural sin el uso de conservantes. Además, se garantiza que nuestro pan tenga la estructura adecuada y un sabor pleno. Exactamente como debe ser el verdadero pan casero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra