CBD y diabetes mellitus tipo 1

CBD y diabetes mellitus tipo 1

Las investigaciones básicas demuestran que el CBD tiene un efecto beneficioso en el tratamiento de la diabetes tipo 1, debido a que previene la aparición de complicaciones que desencadenan la enfermedad, como el daño vascular y venoso (Weiss 2006, Stanley 2013, Ohki 2010, Liu 2009).

CBD y diabetes mellitus tipo 1. Estudio

Científicos del Hospital Universitario Hadassah de Jerusalén investigaron los efectos del CBD en el desarrollo de la diabetes (diabetes mellitus de tipo 1) en ratones con predisposición genética a desarrollar la enfermedad (Weiss 2006). Los denominados ratones NOD (no obesos) desarrollaron una deficiencia de insulina a partir de las 4 ó 5 semanas de vida, que se convirtió en diabetes a las 14 semanas de vida. La deficiencia de insulina es una inflamación de las células pancreáticas que producen la hormona insulina, y la diabetes (diabetes de tipo 1) es el resultado del daño de estas células. Los ratones NOD de entre 6 y 12 semanas de edad a los que se administraron entre 10 y 20 inyecciones diarias de CBD (5 mg de CBD por kilogramo de peso vivo) mostraron una tasa de diabetes significativamente menor -del 30%- que el resto de los ratones no tratados, que presentaban una tasa de diabetes de tipo 1 del 86%.

Los ratones que desarrollaron diabetes a pesar de la introducción de CBD, la progresión de la enfermedad se detuvo significativamente. En los ratones NOD con predisposición genética a desarrollar diabetes, los niveles en sangre de las citocinas responsables de la propagación de la inflamación (interferón-gamma e interferón-alfa) tendían a ser significativamente superiores a los valores estadísticos medios. Se consiguió una reducción significativa de los niveles de ambas citocinas (superior al 70%) con la administración de CBD.

Posteriormente, se realizó un estudio en 2 grupos de ratones en el que a un grupo de 5 ratones no se les administró CBD y a los otros 5 ratones se les administró CBD durante 26 semanas. Se descubrió lo siguiente: en el primer grupo, los cinco ratones desarrollaron diabetes. En el segundo grupo de prueba, al que se administró CBD, sólo 2 de cada 5 ratones desarrollaron diabetes.

Los científicos concluyeron que «la administración de CBD puede prevenir el desarrollo de diabetes – diabetes tipo 1», así como de otras enfermedades autoinmunes. También observaron que un gran número de pacientes a los que se había diagnosticado diabetes de tipo 1 tenían suficientes células productoras de insulina en el momento del diagnóstico, por lo que dichos pacientes eran aptos para el tratamiento con CBD.

Otros estudios han señalado que el aumento de los niveles de endocannabinoides en el cuerpo conduce a cambios en la función de los vasos sanguíneos en direcciones negativas y positivas en la diabetes tipo 2 y añaden que el CBD se puede utilizar como una mejora de la vasorrelajación endotelina – por dilatación de los vasos sanguíneos (Stanley 2013).

Los investigadores también señalan que el CBD es eficaz en el tratamiento de la retina dañada por la diabetes, la retinopatía diabética (Liu 2009).

Las investigaciones publicadas por científicos de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. en Bethesda demuestran que el CBD reduce los problemas cardiovasculares, el estrés, las convulsiones y detiene el envejecimiento y la muerte celular causados por la cardiomiopatía diabética (Ohki 2010). Los científicos concluyeron que estos resultados, junto con la inocuidad y alta tolerabilidad del CBD en humanos, apuntan al alto potencial terapéutico del CBD en enfermedades diabéticas y cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra