El uso del óxido de zinc en cosmética.

El uso del óxido de zinc en cosmética es muy común y que puede encontrarse en casi todos los productos cosméticos o de higiene. Su amplia aplicación se debe a que el óxido de zinc actúa como absorbente y reflector de la radiación UV, como compuesto antiséptico que favorece la cicatrización de las heridas, como agente calmante y secante.

Al contrario de lo que se rumorea, el óxido de zinc no puede considerarse una sustancia perjudicial para la piel o la salud: es un mineral inerte. Utilizado en los cosméticos junto con el dióxido de titanio, el óxido de zinc sigue considerándose una opción más saludable: no conlleva ningún riesgo de irritación de la piel y, además, puede ser un potencial calmante y antiirritante de la piel, así como un antioxidante bastante potente.

La acción del óxido de zinc en los cosméticos

El óxido de zinc (ZnO) funciona en los cosméticos de diferentes maneras, dependiendo de la formulación del producto o de la fórmula, puede ser el ingrediente activo o de apoyo en un producto.  Estas son las principales funciones del óxido de zinc en los cosméticos:

El uso del óxido de zinc en cosmética. Protección contra los rayos UV

Este ingrediente se encuentra con mayor frecuencia en los protectores solares. El óxido de zinc actúa como agente de protección solar, reflejando y dispersando la radiación UV.

Los protectores solares que contienen este ingrediente ayudan a reducir o prevenir las quemaduras solares y el fotoenvejecimiento prematuro de la piel, lo que también es un factor importante para reducir el riesgo de cáncer de piel. 

El óxido de zinc es el filtro físico absorbente de rayos UV más común. A menudo se utiliza en estos cosméticos en forma de nanopartículas. Puede combinarse con otros filtros y pigmentos de protección solar.

Antiinflamatorio

Protector y antimicrobiano: Se utiliza como antimicrobiano en productos de higiene bucal y en productos antiinflamatorios para el cuidado de la piel. El óxido de zinc también se emplea con este fin en los champús diseñados para combatir la caspa.

Antitranspirante

Entre otras cosas, el óxido de zinc es un excelente agente calmante y antitranspirante: al impedir la reproducción de bacterias patógenas, previene la formación de olor.

Como aditivo, el óxido de zinc se utiliza en diversos productos cosméticos como antioxidante, protector y conservante, como estabilizador y agente espesante, como agente blanqueador adicional (utilizado en cosméticos decorativos como relleno y tinte) y como lubricante.  En las formas semilíquidas, el óxido de zinc ayuda a aumentar el volumen final del producto.

¿Para quién es adecuado el óxido de zinc?

Su gama de efectos es tan amplia y diversa que puede curar, en un aspecto u otro, cualquier problema cutáneo o cosmético. Tiene un efecto calmante, por lo que es adecuado incluso para las pieles sensibles.

Quién está en contra del óxido de zinc

El óxido de zinc no es más que un mito. Por supuesto, el control de los ingredientes es absolutamente necesario: es extremadamente importante tanto para los consumidores como para la industria cosmética en su conjunto.  Como ingrediente cosmético, puede considerarse seguro: hay pruebas científicas precisas que lo avalan. El óxido de zinc, que se utiliza en cosmética, es un compuesto muy puro con un bajo contenido en metales pesados, que cumple los requisitos de la farmacopea de Estados Unidos y la UE.  El óxido de zinc está contraindicado en caso de sensibilidad individual.

Cosméticos que contienen óxido de zinc

El óxido de zinc se utiliza en una amplia gama de productos cosméticos y de cuidado personal, como cosméticos decorativos, productos para las uñas, lociones para bebés, jabones y polvos.

El óxido de zinc se encuentra en casi todos los productos cosméticos y de cuidado personal, ya sea en la crema facial, el champú, el maquillaje (más comúnmente en los cosméticos minerales), la formulación de antitranspirantes…

El óxido de zinc también se utiliza con frecuencia en los productos de protección infantil. La mayor proporción se encuentra, por supuesto, en los protectores solares y los aerosoles.

Como ingrediente auxiliar, está presente prácticamente en todas partes. Se utiliza como pigmento blanco en polvos y bases, así como en polvos corporales.

También se encuentra en champús y perfumes como fragancia. En las fórmulas cosméticas está presente en concentraciones del 5-25%. La concentración máxima de óxido de zinc en los cosméticos en Estados Unidos es del 25%, y en Japón su uso no está restringido.

Fuentes de óxido de zinc

El óxido de zinc, un polvo blanco, es un óxido del metal del mismo nombre. El zinc, un metal plateado de brillo moderado, es uno de los elementos más comunes de la Tierra. El óxido de zinc es un compuesto formado por la combinación de una molécula del oligoelemento zinc y una molécula de oxígeno. Tiene la fórmula ZnO. El óxido de zinc puede producirse por varios métodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra